Para siempre

Quizás sea pronto para decirte esto, pero hoy he venido a susurrarte un para siempre. Voy a estar contigo, a ser de mí, y a amarte a ti, para siempre. Cuando estés enfermo, y sujetar mi mano te sirva de medicina. Cuando yo esté enfermo, y sólo deseé que me acurruquen tus brazos. Cuando te desanimen los reveses de la vida, y a mí me desesperen las metas demasiado complejas. Cuando aparezcan otras personas llenas de virtudes y nos miremos con la absoluta convicción de que nos elegiríamos cada día de nuestra vida porque la decisión de estar juntos carece de fisuras, de amenazas y de tentación. Cuando discutamos y nos equivoquemos. Cuando nos perdonemos los errores, nos descubramos humanos y nos reconciliemos con mayor precisión. Para siempre.
Por suerte o por desgracia, la vida no es predecible y sus caminos son inciertos. Sé que algún día todo se puede romper. Por eso, si te digo que voy a quererte para siempre, no es porque pueda adivinar nuestro futuro, sino porque ya me he imaginado viviendo todos mis sueños junto a ti. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Si volviera a nacer.

Solo te lo escribo

Te quiero mirar