Nunca dejes de soñar

Cuando terminas una relación larga, después de haber intentado de todo para salvarla, sientes que el mundo se te viene encima. No piensas mas que en tratar de explicarte en que fallaste, que hiciste mal. No te das cuenta de que tu no eres el que fallaste. Luego cierras toda posibilidad de volver a empezar, aunque tu soledad te este asfixiando. Levantas muros altos y no dejas entrar a nadie en tu corazón.
Créeme, la vida te va a poner a la persona indicada, en el momento menos esperado, y vas a volver a sentir ese sentimiento que tu ya no querías tener.
Nunca dejes de soñar, de amar, de sonreír, porque la persona indicada puede estar a la vuelta de una esquina o al atardecer de cualquier día y su sonrisa te hará ilusionar de nuevo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Si volviera a nacer.

Solo te lo escribo

Te quiero mirar