Ir al contenido principal

El amor es una coincidencia

A fin de cuentas, la vida es una coincidencia. O mejor dicho, la vida es el resultado de todas las coincidencias que se te presenten a lo largo del camino y la forma en la que las enfrentas. La mayoría de las cosas que forman tu día a día están formadas por leves coincidencias o majestuosas casualidades. La gente con la que coincides en el autobús. La chica que siempre va leyendo en tu línea de metro. La canción de la radio del coche que te recuerda a qué supo tu último beso
El amor de tu vida que no es otra cosa que la más afortunada de todas las coincidencias. Un cúmulo de casualidades diseñadas especialmente para atravesarte el alma. Una mirada fugaz, siete encontronazos con sonrisa cómplice, una fiesta, un concierto, o quizás un trabajo en común. El beso tan esperado que llegó la noche que menos lo esperabas.
A los 18, a los 25 o a los 42, porque qué sabrá el amor de tiempos, de edades, ni de protocolos absurdos.
el amor siempre volverá a manifestarse en otra coincidencia, una de esas que te ponen el estómago del revés cuando te lo cruzas de lejos, cuando te sonríe de cerca.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Solo te lo escribo

Ojala pudiera decirte todo lo que siento por ti, este sentimiento que llevo guardado y que solo puedo decirlo con mis versos.Eres la más hermosa de mis coincidencia, llegaste en el momento preciso, cuando más necesitaba de alguien que cure mis heridas, de una compañía perfecta, de esa sonrisa tuya que me enamora. Ojala algún día, pero por ahora, solo te lo escribo.

Si volviera a nacer.

Si volviera a nacer, me gustaría decirte que corregiría errores pero pasaría seguramente por las mismas cosas.
Me equivocaría en los mismos sitios.
Y acertaría poco o casi nunca.
Porque si volviera a nacer, me gustaría decirte que sería más duro, más experimentado, más sabio.
Pero imagino que nada, que acabaría diciendo los mismos te quiero.
Volvería a llorar por los mismos éxitos, y reír por los mismos fracasos. Porque son ellos los que me han traído hasta aquí.
Nadie sabe muy bien lo que haría si volviera a nacer. Pero yo, sin embargo, ahora si que sé algo. Volvería a buscarte exactamente igual.
No pararía hasta volverte a encontrar. En aquel sitio a la misma hora. Te miraría a los ojos y te diría solo una cosa : que si volviera a nacer, volvería a buscarte una y mil veces más 

Si te enamoras de mí.

Si te enamoras de mí, debes saber, que tengo heridas que aún no han sanado, he cometido errores que no me he perdonado, que soy muy complicado, demasiado obstinado, pero también debes saber, que no sé querer a medias, que me entrego por completo, que me gusta la libertad pero valoro el respeto, principalmente debes saber, que mi corazón es sincero, que aún creo en el amor verdadero.

Si supieras.

Si supieras las veces que te he visto en linea, y he tenido miles de ganas de escribirte algo. las veces que he escrito un párrafo y he mirado fijamente el botón de enviar para terminar borrandolo todo de golpe, lanzando el móvil contra la cama para cogerlo cinco minutos después y volver a repetirlo todo.
Si al menos supiera que te acuerdas alguna vez, que no soy alguien sin importancia para ti. Si supiera si alguna vez pensaste igual que yo, y también terminaste borrando.
Si supieras las veces que me he dormido con el móvil al lado por si me hablas inesperadamente otra vez. Si supieras las ganas que tengo de que al despertar tenga un simple "Hola" tuyo.
Si supieras las veces que he recordado que hablábamos en serio y terminábamos riendo. Las ganas de por un día soltarlo todo y que nada me parara. Si supieras las ganas que tengo. Si supieras que te quiero. Aunque no sirva para nada.

Tengo miedo

Tengo miedo. Pero no un miedo que tú me provoques. Miedo de ese que hace tiempo no tengo. De darme cuenta de que me importas. Y hacía mucho que nadie me importaba.
Miedo, pero no miedo de ese que no me fíe de ti, si ya sabes que hablo contigo dos palabras y lo entiendo todo. Y lo sabes. Miedo de quedarme sin esos silencios que me dicen que me quieres. No quiero equivocarme. Por eso tengo miedo.
Pero todavía confío en que todo salga bien, de que te des cuenta de que tú puedes hacer que nunca más lo tenga. Me prometí que daría todo por ti. Y eso intento. No abandones. No te vayas, que te voy a querer como no te han querido.