miércoles, 11 de julio de 2018

Las cosas pequeñas

Al final te das cuenta que lo pequeño siempre es más importante. Las conversaciones después del trabajo, las sonrisas espontáneas, los poemas de diez palabras que te sacan un suspiro, los libros que nadie más conoce y se vuelven tus favoritos, un café de esos que te gustan... Eso es lo que verdaderamente vale la pena; las cosas diminutas que causan emociones gigantescas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En el amor no se elige

Lo que mucha gente llama amar consiste en elegir a una mujer y casarse con ella. La eligen, te lo juro, los he visto. Como si se pudiese ele...