martes, 17 de julio de 2018

Hasta que llegaste tú

Mira, yo crecí pensando que el amor era como una inversión en la que tú dabas lo mejor de ti, y a cambio, con el tiempo, recibías los intereses en dosis de tranquilidad, apoyo y calma. Todos mis proyectos de futuro hablaban de mí mismo realizando los sueños por los que siempre luché.Hasta que llegaste tú. Mira yo no sé si mi forma de enamorarme es errónea, si hago bien o mal en renunciar a las inversiones de futuro, lo que sí sé es que cuando tú me miras y me sonríes yo siento que nadie ha escrito una definición más precisa de amor que tu sonrisa.Lo que pasa, es que cuando deseché la idea infantil de amor que tenía en mi cabeza, dejé de buscar a alguien que me llenara de rutinas vacías.Entonces apareciste tú y ya no quise estar con nadie más. Nunca. Porque me enseñaste que el tiempo no medía los sentimientos, que tú y yo en dos horas construimos un para siempre, en cuatro miradas descubrimos todos los miedos que escondían nuestros ojos.  Puede que sea una historia de mucho tiempo, pero de pocos viajes, amigos en común y despertares juntos. Pero no dudes que mi amor representa la pureza de quien cambiaría cualquier bien por proteger la sonrisa del ser amado. No dudes que te quiero, porque hace mucho tiempo que no sé hacer nada sin acordarme de ti, sin pensar que juntos somos mejores y que mi proyecto es quererte ahora, en presente, ser feliz entre tus brazos y confirmarte una y otra vez que encontrarnos fue la casualidad  más suerte  del mundo. Ahora lo sé, el amor es un abrazo de reencuentro, un olor que conviertes en patria, una sonrisa cómplice, un susurro en la oreja, una caricia en la cintura y la sensación de euforia más bonita del mundo.
El amor eres tú, me sobran los proyectos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y qué tal si...

Y qué tal si soy tuyo sin anillo ni título. Y qué tal si soy tuyo porque quiero y porque te quiero. Y que tal si la vida nos encuentra más ...