Vale la pena

Odio la distancia. Odio el mundo que nos separa. Odio no poder abrazarte cuando mi alma necesita de tus brazos, no poder besarte cuando mis labios rozan la soledad del vacío.
Odio la espera a la que nos vemos obligados tras cada nueva despedida.
Aun así, no te confundas. Amarte es una de las mejores cosas que me ha pasado en la vida.
Llegará el día en que no haya más despedidas. Hasta entonces aquí seguiré, amándote con todo, de la única forma que sé. Estoy convencido de que no hay distancia que esté demasiado lejos cuando de amar se trata.
Diez minutos a tu lado bien valen diez años de ausencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Si volviera a nacer.

Solo te lo escribo

Te quiero mirar